Alvalley, un buen ejemplo de internacionalización

Desde 2012 las ventas de Alvalley en el exterior han crecido un 10% anual. Gracias a su apuesta por la internacionalización, hoy le da trabajo a 20 familias de artesanos en el país y vende en seis países.

Un caleño, criador de perros de raza fina, descubrió que su pasión por los animales lo llevaría a traspasar fronteras y triunfar en el exterior. Por eso, en 2010 fundó Alvalley, compañía dedicada a la producción de correas para perro hechas por artesanos de Cauca y Valle del Cauca que hoy se distribuyen en Estados Unidos, Filipinas, Inglaterra, Italia, China, Australia y próximamente en Corea del Sur y Ecuador.

“No conocía a nadie que hiciera correas de buena calidad para perro. Duré dos años trabajando con artesanos del Valle para producir correas con un cuero que no afectara a los animales y en 2010 asistí al International Dog Show de Chicago con 200 unidades; en dos días había vendido todas las muestras. Esa fue mi primera experiencia exportadora”, contó Alfredo Vallejo, fundador de Alvalley.

La idea de constituir la empresa surgió en 2007, luego de participar en una feria animal en Buga, Valle del Cauca, en donde Vallejo, fundador de Alvalley, quedó fascinado con las correas en cuero de los caballos y decidió producir unas iguales para perro.

Luego de su primera experiencia en el mercado internacional, decidió acercarse a ProColombia para recibir asesoramientos de cómo llegar al mercado norteamericano y europeo. La entidad hizo posible su asistencia en ferias de países como Estados Unidos, Alemania y Francia, con lo cual se hizo reconocido dentro de los clubes de canes más grandes en el mundo.

También le sirvió para diversificar su oferta, hasta tener hoy 3.000 referencias en cuero, nylon o polipropileno, que varían según el color y el uso, por ejemplo para paseos en la calle, exposición o entrenamiento.

“Los casos empresariales son la mejor muestra de que no hay fronteras para internacionalización colombiana y que exportar es crecer, siempre y cuando se cumplan con los principios básico como darle valor agregado a la oferta, estudiar el mercado objetivo, y cumplir con los pactado y los requisitos del comprador internacional”, aseguró María Claudia Lacouture, presidenta de ProColombia.

Para Vallejo, el mercado internacional le ha permitido estabilidad. “La demanda internacional es mucho más grande, eso hace que tu empresa se mantenga estable y genera nuevos empleos. Nosotros, por ejemplo, hemos incrementado nuestras ventas un 10% anual, desde 2012, y estamos trabajando con 20 familias de artesanos que, además de recibir un ingreso extra, dejan el nombre en alto del país pues, para mí, no hay una correa para perros de la calidad que produce nuestra empresa”, afirmó.

Para el corto plazo, la compañía tiene como meta crear una línea de correas hechas por los artesanos Wayúu y concretar su ingreso al mercado ecuatoriano y surcoreano, en donde ya han hecho contacto para distribuir su producto. “Nuestro objetivo es que todos los conocedores de perros de raza y clubes de exposición en el mundo utilicen los artículos que fabricamos en Colombia”, finalizó Vallejo.

© Fuente: ProColombia.co

A %d blogueros les gusta esto: