El mejor sabor del FIB con las actuaciones de Blur y Los Planetas

Había expectativas y alicientes. Melvin Benn, director general del FIB, sabía lo que hacía al combinar los que serían los dos platos fuertes de la noche del sábado en el escenario principal, llamado en esta edición Las Palmas. Y encontró la fórmula para combinar lo mejor de lo nacional y lo mejor de lo británico, principalmente, en una cita que, tras alguna zozobra financiera superada, parece redirigirse o, al menos, reivindicar, salvando distancias y circunstancias, sus raíces.

Los mallorquines Beach Beach abrieron fuego en este escenario, ante poco público, con su pop de fácil digestión para aquellos que gustan de cierto espíritu brit. A continuación, Reverend and The Makers hicieron lo propio con su pop rock con tintes electrónicos hasta que las nubes que sobrevolaban el recinto decidieron convertirse en lluvia. Kaiser Chiefs recuperaron el ritmo festivalero a golpe de lo mejor que saben hacer: montarla. Indie rock potente, bailable y cantable.

GIF 100x180            IMG-20150719-WA0028

Tras un lapso, Los Planetas y Blur fueron, sin duda, de lo más esperado de la noche, aunque con reservas justificadas en medida por intervenciones en ediciones anteriores o bien descarriladas, en el primer caso, o descuidadas en el segundo. Como ingrediente patrio, Los Planetas presentaban nuevas canciones, las del EP Dobles Fatigas, con el que ahondan en inspiraciones flamencas. Los de Granada ofrecieron un concierto para deleite de quienes han seguido y vivido su carrera, a través de un recorrido prácticamente en orden cronológico inverso de nuevos y grandes éxitos, desde títulos como  Romance de Juan de Osuna, Señora de las Alturas, Corrientes circulares en el tiempo o Segundo premio, para terminar con la mítica De viaje. Y de ello fue consciente el público desde que empezaron a sonar los acordes Santos que yo te pinte. El momento especial del show vino de la mano de Gaizka Mendieta, a quien J presentó para interpretar a la guitarra la canción que inmortalizó sus goles increíbles a finales de los 90, con Un buen día, otro hito en la carrera planetaria. Un concierto redondo y una actitud, la de J, que, momentos antes de salir al escenario, nos hablaba de la vuelta al FIB después de seis años de ausencia –es la banda española que más veces ha figurado en su cartel-, y que se despedía tras su actuación emplazando al público a la edición de 2016 o en cualquier otra cita.

IMG-20150719-WA0024 Mucho Viaje

A continuación llegaron ellos. Desde Inglaterra y de vuelta oficial tras doce años de sequía creativa,  Blur se presentó con un concierto cuidado y completaron una velada redonda en el escenario Las Palmas. Los de Damon Albarn y compañía (coristas y una sección de viento metal y viento madera) supieron conjuntar grandes éxitos como Beetlebum, Song 2, Tender o Coffee and TV con canciones imperecederas que forman parte de su ADN como There’s no other way, To the end, This is a Law o Stereotypes. Como presentación de su nuevo disco en España, The Magic Whip, interpretaron temas como Go Out, que inició el show, Lonsome Street, la maravillosa Thought I was a spaceman y el desparrame emocional de Ong Ong.

Damon Albarn se mostró muy participativo con el público, de ahí que invitara a una chica de nombre María a compartir escenario y canción con Parklife, himno de la banda que levantó brazos y pies del suelo y que haría volver a María a su casa sobre una alfombra voladora por la experiencia vivida. El líder de Blur trabajó, lució su mejor voz, arropada en ocasiones por los coros, y agradeció la respuesta del público hasta el punto de bajar del escenario y acabar a hombros del público. El resto de la banda, con un Graham Coxon cómodo a la guitarra, lo envolvió con un sonido impecable. Albarn cantó sobre el futuro, sobre nuevos comienzos, sobre la ternura, el amor y sobre las oportunidades, en lo que se convirtió en un acierto de programación. Se hizo esperar Girls and Boys, que dejaron para el bis, que concluyó con una de esas canciones que, en el momento acertado, suenan grandiosas, The Universal.

IMG-20150719-WA0026 Sin título

Quienes solo acudieron la noche del sábado al festival, tuvieron la suerte de disfrutar de dos platos fuertes, Los Planetas y Blur, que sirvieron de broche perfecto para una jornada que combinó lo más auténtico del FIB en su esencia. Habrá que esperar a la edición de 2016 para comprobar si continúa la apuesta por las bandas nacionales en el cartel, beneficio para aquellos festivaleros que gustan de mezclar lo de fuera con lo de aquí en un mismo espacio y con una oferta atractiva.

© Crónica: Lina Soler / Rebeca Beltrán // Fotos: M.G.

300x250_Gift

A %d blogueros les gusta esto: